Página 39 - Revista82

Versión de HTML Básico

En las últimas décadas se ha experimentado
una evolución en las instituciones para
adaptarse a los cambios internacionales de
su entorno y de las nuevas generaciones, de
hecho nuestra universidad es un ejemplo claro
de esta transformación. Para esto, es vital que
las bibliotecas avancen en la misma línea, para
brindar servicios de calidad que se ajusten a la
sociedad de la información. Recordemos que esta
sociedad se caracteriza por el desarrollo de nuevas
tecnologías de información y comunicación, el
aumento acelerado de contenidos, en especial en
un entorno digital y su utilización en actividades
económicas,
políticas,
sociales,
culturales,
prácticamente en cualquier ámbito que nos
desempeñemos.
Entonces, en este entorno nos preguntamos,
¿qué características necesita tener una biblioteca
para que pueda responder a las necesidades de
Está pensado para que la parte humana sea central pero al mismo
tiempo, introducir más tecnología, ¿cómo puede ser esto posible?
Este artículo forma parte de una serie de publicaciones sobre el
pasado, presente y futuro de las bibliotecas, te invitamos a visitar las
ediciones anteriores para más información.
Elaine Domínguez De Luna, Coordinadora de publicaciones periódicas
en Biblioteca, elaine@itesm.mx
El futuro de las bibliotecas:
más virtuales y comunitarias
hoy y mañana de las sociedades? Regresando
a la historia, una particularidad que comparten
las bibliotecas tradicionales es que los libros o
materiales que alberga son el foco principal; es por
eso que su arquitectura, los servicios y la mayoría
de los elementos que encontramos ahí, están
hechos pensando en el acervo bibliográfico. Sin
embargo, en el futuro, las bibliotecas pretenden
tener a las personas como centro de sus funciones
principales: el acceso y uso de recursos, la
construcción de sus espacios y, por supuesto, la
prestación de servicios.
Igualmente, se espera que la tecnología sea un
instrumento importante. Pero al mismo tiempo
se busca mantener la parte humana como
elemento central al orientar espacios para trabajo
colaborativo y comunitario, facilitar servicios para
la creación intelectual y fungir como curadores de
contenidos.