Página 56 - Revista79

Versión de HTML Básico

Todo lo anterior ya le da a Nezahualcóyotl
suficientes méritos para ser reconocido como
un gran personaje de la época de dominio
del imperio azteca, cuyos gobernantes
conservaron su consideración hacia su aliado
texcocano aun después de su muerte. Sin
embargo, no sepuededejar de ladouna faceta
que por si misma le da un lugar fundamental
en la historia prehispánica: la de sabio y autor
de magníficos poemas, que rompen la regla
del anonimato común de la época y eran
ya atribuidos a él antes de la llegada de los
españoles. Uno de los temas fundamentales
de esta producción poético- filosófica es la
transitoriedad de la estancia del hombre en el
mundo, lo efímero de todo lo que existe:
“¿Es verdad que se vive sobre la tierra?
No para siempre en la tierra: sólo un poco aquí”
[León Portilla, 1993, La Filosofía Náhuatl, México, FCE p. 139]
Es capaz también de criticar su propia ambición de poder:
Porque en esto vienen a parar los mandos, imperios y señoríos,
Que duran poco y son de poca estabilidad.
Lo de esta vida es prestado,
Que en un instante lo hemos de dejar
… p. 140